lunes, 5 de junio de 2017

Acción en el gimnasio.

O como el entrenador se agarra a la puerta de su taquilla para soportar las envestidas de su pupilo.
Aunque luego ya se suelta.
Fijaros que la puerta parece un poco ladeada... es que las embestidas del alumno... bueno, bueno.







No sé como tiene fuerzas después para seguir entrenando.
;)



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Di algo, hombre. No te cortes.