sábado, 1 de abril de 2017

Follando con un blanquito.









Asdrúbal estaba cansado de montárselo con otros latinos. Cuando vio a Billy entrar en el hotel, no se lo pensó dos veces: se puso delante de él y le dijo, sin más: ¿en tu habitación o en la mía?
Fueron a la de Billy.
Qué bien le sentó esa polla blanca y dura dentro de su agujero.

1 comentario:

Di algo, hombre. No te cortes.