lunes, 30 de enero de 2017

Al borde del abismo.

Y es que menos mal que es un sofá, su reposabrazos, porque parece que de una embestida va a caer irremediablemente sobre los cojines.
Además, con el entusiasmo que pone su pareja...








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Di algo, hombre. No te cortes.