lunes, 5 de diciembre de 2016

Unas pollas que asoman la cabeza.

Es que a veces, no se las puede controlar. Tienen vida propia.








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Di algo, hombre. No te cortes.