martes, 25 de octubre de 2016

Unas composiciones llenas de hombres y de arte.

Algunas de ellas pueden servir de fondo de pantalla. Otras incluso, al tamaño adecuado, servirían para colgar en alguna pared de casa. O para hacer unos cojines y abrazarlos a la hora de echar la siesta.










No hay comentarios:

Publicar un comentario

Di algo, hombre. No te cortes.