jueves, 21 de julio de 2016

Enjabónate bien.

Esas manos acolchadas por una nube de espuma, recorriendo tu cuerpo. Acariciando tu piel. Un suave aroma impregna la vida a tu alrededor.









Voy a ducharme.
¿Vienes a darme jabón? O si prefieres voy yo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Di algo, hombre. No te cortes.