viernes, 8 de enero de 2016

Sin pollas ni leches.

No es que no tengan pollas, es que no las enseñan. Ya basta de pollas. Dediquémonos un poco al resto del cuerpo. Dediquémonos a las miradas, al yo interno.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Di algo, hombre. No te cortes.