sábado, 23 de enero de 2016

Planes de sábado.


El plan de Pol es follar. Polla dura desde por la mañana y a la caza.
Luis es más sutil. Van al pantano él y Carlos y empieza insinuándose delicadamente.


A  Tomás el sol no le conviene. Está un poco aburrido de todas formas, porque Miguel no hace más que hablar de lo malos que son todos con él. 


Francisco bebe todo lo que le pongan en el vaso. Es un buen momento para Guille de meterle mano y convencerlo para que follen hasta que se le pase la borrachera.


Tipi ya ha encontrado ligue. Y sin quitarse ni la gorra. Un negrazo estupendo que le está haciendo disfrutar como nunca.


Jimmy se tiene que conformar con una peli que le ponga a tono. 


Manolo ha convocado un casting para ser su novio. Está pirao el tío, porque encima no tiene un chavo. No sé como va a pagar todo este despliegue de medios.


Y por último, Lorenzo espera. Diego, su novio, se ha perdido haciendo la compra. Iba a por nata y unas fresas. El champán ya lo tienen en la nevera. Pero ... a Lorenzo se le acaba la paciencia. 



¡Qué bien me ha quedado! He empezado con una polla y acabo con un culo.

1 comentario:

  1. La foto 4, me recuerda mi cumpleaños de mayoría de edad. Fue en esa celebración, precisamente estando subidos de bebida mi hermanastro y yo, cuando mi hermanastro me llevó a mi habitación para que me echara un rato, cuando me sentó en la cama yo le cogí del cinturón del pantalón y con una voz beoda le dije que queria una paja. Él llevado por la bebida no puso impedimento y se dejó desabrochar y sacarle el pene. Estiré la piel hacia a trás para sacarle el capullo y empecé a frotarlo, no tardó en empalmarse. Su hermosa polla estaba a la espera entre mis manos, entonces mi hermanastro me quitó la mano y espetó: Hoy es tu cumpleaños, no crees que nos merecemos algo mejor que una paja... Abre la boca y empieza a chuparla. Poco a poco me fue pidiendo que la introduciera más y más. Sujetó con fuerza mi cabeza y apretó, senti como entre gemidos empezaba a eyacular inundando mi boca con su semen. Tragué sin desearlo, toda su lefa, era espesa y dulzona, deliciosa. Después me dijo, ahora descansa un poco y, luego pensaré en algo especial para tí. A partir de aquel día, mis piernas se abririan cada vez que mi hermanastro tenia ganas de empalarme.

    ResponderEliminar

Di algo, hombre. No te cortes.