viernes, 29 de enero de 2016

La mano de Jack acaricia su verga.

Y el resultado es una sonrisa de satisfacción.
Está en el sofá del salón.


No hace más que rememorar lo bien que sentía su polla en su mano.











No hay comentarios:

Publicar un comentario

Di algo, hombre. No te cortes.