domingo, 15 de noviembre de 2015

Martín se quedó con hambre.

Martín es un amigo. Y el otro día, cuando pusimos aquellas mamadas estupendas y bien de cerca, pues mira, que se quedó con hambre.
Y me dije: Martín no puede pasar hambre.
Y he aquí un segundo plato, bien caliente.










No hay comentarios:

Publicar un comentario

Di algo, hombre. No te cortes.