sábado, 24 de octubre de 2015

Empezamos por una verga.

Una verga que te mira.


Un chico que ha perdido la noción del tiempo metido en la bañera. Te mira. Te iba a decir algo, pero se calla.



Éste ni siquiera se ha quitado la corbata. Esperamos que no se la ensucie. Hay manchas que luego se quitan muy mal. También te mira, pero no te hagas ilusiones. Su centro de atención está un poco a su izquierda. Además, esa mirada me intriga... yo creo que se lo tiene un poco creído. Pero que no se confíe, que las vergas van y vienen.


También te miran. Con polla en culo. Una foto muy adecuada para mandar junto a la invitación de la boda. Sus amantes anteriores se iban a comer los cojones de la alegría.

.

Te mira y te saca la lengua. Te mira y tu le miras. Salivas. Y quieres sacar tú la lengua también. O la verga. O las dos cosas.
Sácalas. Y si sacas la verga, me mandas la foto. Y mañana hacemos un post con tu verga.


Éste no te mira. Solo saborea.


Y asío hemos empezado este sábado en este querido blog. Aunque luego tengamos que hacer la limpieza de la casa.


Aunque luego, a lo mejor, podemos ir de fiesta o a hacer algo de deporte.



Y esto ha sido todo por hoy, queridos. Sea sábado, o lunes o jueves, sea cualquiera que sea el día que veáis este post, que disfrutéis.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Di algo, hombre. No te cortes.