lunes, 7 de septiembre de 2015

Con la polla en la boca, adoremos.

Adoremos a la polla y a su dueño. Por el placer que nos está dando, pro su alimento. Bueno, bueno... deseos y premios.



Éste está haciendo un descanso. "¿Puedo seguir?" parece preguntar.
Apuesto a que le dice que sí.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Di algo, hombre. No te cortes.