miércoles, 19 de agosto de 2015

Mandilocuencias.

Un camino, una parada, "te cojo la polla"
- Bien - contestó el otro.


No podían esperar.
Un chico sobre la cama, una mano que acaricia el culo, un deseo.
- Bien -  contestó el otro.


No podían esperar.
Una polla que se interpuso entre los dos. Querían besarse, querían amarse... pero ¿Cómo resistirse ante la tranca de Helder?
- Adelante - contestó Helder.


Luego sería su turno, dijeron los dos. Cuando la tranca de Helder se fuera a trabajar.
Y fue luego su turno.


No pudieron casi responder al adiós de Helder. Él en la puerta, ellos... no podían esperar.

Jacinto.


Una tumbona, en el jardín, el sol acaricia su piel. Su mano también acaricia su piel, la de su polla. "Aquí estoy", parece decir.
- Aquí estoy - dice.


- Voy -  contesta Lucas quitándose la corbata.


- Voy - contesta Roberto bajándose los calzoncillos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Di algo, hombre. No te cortes.