viernes, 27 de marzo de 2015

Pedro se quitó la ropa.

No pudo esperar. Solo con ver a Juan sobre la colcha, en la cama, vestido solo con unos calzones de deporte, su cuerpo reaccionó de inmediato y le entraron las prisas. Se puso sobre él y buscó con prisas sus labios.
Los besó con fruición. Luego siguió con su pecho, sus pezones... aunque en realidad lo que le apetecía, era meterse su polla en la boca y saborearla con su lengua.










Gracias a Rey por las fotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Di algo, hombre. No te cortes.