sábado, 28 de marzo de 2015

Chicos de la puerta de al lado.

Sí. Vecinos, compañeros de universidad, de trabajo. Dependientes de tiendas o trabajadores de Mercadona. El otro día vi a uno en Mercadona muy majete. Sonrió un momento y le cambió la cara. Que distintos somos cuando estamos serios o sonrientes.
Estos chicos corrientes de hoy, no sé si sonríen o no, pero me parecen interesantes.










No hay comentarios:

Publicar un comentario

Di algo, hombre. No te cortes.