domingo, 22 de febrero de 2015

Y llegó el momento del...

¡¡Orgasmo!!
Fuente de placer inenarrable. No el único, pero no por ello menos rutilante.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Di algo, hombre. No te cortes.