miércoles, 21 de enero de 2015

Abel nos recibe en su casa.

Extracto revista "Me-te-la meto en tu casa":

Y nos cuenta, con todo lujo de detalles, lo bien que cuida su cuerpo, depilado pelo a pelo. Y lo hace con esa mirada tranquila, lánguida, que acaricia a su destinatario.
Yo me sentí acariciado al menos, embrujado por su caidita de ojos.
Y hasta ahí puedo leer.


Muchas gracias a Abel por haberse abierto para nosotros.

1 comentario:

  1. No sabría decirte muy bien el por qué me han interesado más otras partes de su cuerpo que su carita y su caída de ojos... ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Di algo, hombre. No te cortes.