domingo, 28 de diciembre de 2014

Castigados sin regalo.

Sin siquiera ir al árbol a mirar. Ni la benevolencia de Santa tiene nada que hacer.








1 comentario:

  1. Qué pena, pobres chicos, con la carita de buena persona que tienen... Y a ese último le iba a desatar yo muy poquito a poco... Hmmm

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Di algo, hombre. No te cortes.