miércoles, 26 de noviembre de 2014

Una historia.


Lori disfrutaba  acariciando suavemente la polla de Manu. No se cansaba de hacerlo. Cerraba los ojos y la recorría lentamente, saboreando, buscando lentamente los puntos más sensibles.

No hacía mucho que estaban juntos. Solo un par de meses, algún día más. Intentaba no llevar la cuenta, porque pensaba que, si lo hacía, en lugar de sumar días, los restaba. Sabía que a Manu no le duraban mucho las parejas. Se cansaba. O se asustaba, dependiendo de a quién preguntaras.


Fue consciente de ello el primer día. Cuando volvió de la cocina con algo para picar y se lo encontró en el sofá, tumbado boca abajo, sonriendo, supo que debía aprovechar el momento. Lo vio en su expresión. Lori buscaba el amor, buscaba alguien con quien compartir esa enorme casa que había comprado hacía un par de años. Encontró a Manu cuando éste fue a vender dispensadores de agua a su empresa. No se los compró, pero quedó con él para tomar un café esa misma tarde. Y luego lo invitó a su casa a cenar algo "Informal, no te creas".


No picaron nada al final, porque ante semejante visión, Lori lo invitó al dormitorio. Ahí fue dónde descubrió que su polla, recorrerla con su lengua, le daba un placer que nunca había disfrutado con otros hombres. Y aunque Manu no decía nada, no era de decir mucho, por si se malinterpretaban sus palabras, parecía disfrutarlo de una forma también desconocida hasta ese momento para él.



Manu se fue poco después de que acabaran de hacer el amor. Lori no podía dormirse, estaba nervioso por el descubrimiento que había hecho con Manu. No hacía más que pensar en las posibilidades de que eso acabara en una relación duradera.


Al día siguiente era sábado. Había quedado con su grupo de amigos, para ir al campo y jugar un partido de rugby. Les contó lo que había pasado y lo que sentía. Juan lo miró con pena, y Esteban también. Pero fue Ángel quién habló:
- No te ilusiones, Manu es... de durar poco.


Pensó en no volver a quedar con él... pero al final se decidió por seguir el consejo de sus amigos:
- Disfruta mientras dure.


1 comentario:

Di algo, hombre. No te cortes.