miércoles, 29 de octubre de 2014

En el salón.

Con la chimenea al lado.
No, no hace falta, porque hace calor. Y si no lo hace, este chico nos calienta.








Este post se lo debemos a Rey.

1 comentario:

Di algo, hombre. No te cortes.