domingo, 6 de julio de 2014

Vamos a la playa.

A tomar el sol. Pero con cuidado ¿eh? Hay que utilizar crema protectora. Y mejor que te la extienda por la espalda alguien especial.








Y después de la cremita, pues a dar un paseo, a bañarse o a tomar el sol leyendo un libro.

1 comentario:

  1. Aunque no me gusta la playa... ¡Cómo me gustan LOS bañistas!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Di algo, hombre. No te cortes.