miércoles, 16 de julio de 2014

Llegaron al hotel...

... y no perdieron el tiempo.
Pepe y Luis habían decidido irse de vacaciones juntos. Nunca se habían mirado con deseo. Pero durante el viaje, hablaron. Como muchas veces pasa, los dos escondían un deseo reprimido. Los dos tenían muchas cosas que decirse, pero ninguno de los dos se había atrevido a ser el primero en abrir la boca, por miedo a perder su amistad.
Esa primera vez, fue muy animal. El deseo les podía. Ni siquiera subieron el equipaje a la habitación. Sus bocas se buscaban, sus manos se movían nerviosas por el cuerpo del otro. Sus pieles se emocionaban temblando de placer.







Estas fotos, me las ha enviado Rey.
Gracias Rey, como siempre.

1 comentario:

  1. Me encantó esa breve historia... Y las fotos me pusieron a tono.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Di algo, hombre. No te cortes.