martes, 15 de julio de 2014

Esas manos por ese cuerpo.




Mírales como buscan sus puntos más sensibles, como disfrutan. Y piensa que, de esa forma, con ese entrenamiento, cuando te topes con ellos, te harán vibrar. ¡Vaya que sí!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Di algo, hombre. No te cortes.