domingo, 27 de julio de 2014

Abriendo la boca.

Pero bien abierta. No, estos chicos no están en el dentista. Aunque a lo mejor, podría servir como entrenamiento, ahora que lo digo. A modo de gimnasia... jijijijiji. Para que luego no te den tirones en los músculos de la cara.





1 comentario:

  1. Me quedé con la boca abierta... ¿Algún voluntario para llenármela?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Di algo, hombre. No te cortes.