lunes, 3 de marzo de 2014

Huy, que me corro.

Eso dirán los modelos a los fotógrafos para que estén atentos a la jugada.





Pero imaginaros que en ese preciso momento, al fotógrafo le pica un ojo y tiene que frotarse. ¡Qué flash! Y el modelo lanzado, sin posibilidad de marcha atrás.
En fin.
Esto casi tiene una historia.

2 comentarios:

  1. A mí, no sé porqué me gusta verles la cara cuando se corren... Mucha gente se transfigurar en ese momento y, para mí, son mucho más guapos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues si ,eso del modelo y el ojo,tiene su "que"
    Exciting total

    ResponderEliminar

Di algo, hombre. No te cortes.