sábado, 29 de junio de 2013

Una fiesta en casa.







Tú la organizas con toda tu ilusión, y de repente, uno, no se sabe quién, da un beso perdido, aparta los globos y las serpentinas y... todo acaba así.
Aunque nadie parece estar a disgusto.
El juego que os propongo es adivinar quién es el anfitrión. O sea, dicho en otras palabras, a quién le va a tocar limpiar después.
;)

1 comentario:

  1. Pues yo lo que quería era ser uno de esos invitados... ;)

    ¿Será el anfitrión ese que está en el sillón?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Di algo, hombre. No te cortes.