sábado, 4 de mayo de 2013

Y... ¿El momento después?

Yo tenía un amigo que justo después de acabar, vamos, lo que tardaba en reponer la respiración, salía disparado a la ducha y hasta luego.







Sería un buen momento para cantar eso de bésameeeeeeeeee, bésame mucho, como si fuera esta noche...
O sería un buen momento para miraros a los ojos... De sentir el río caliente de lava sobre vuestra piel... tantas cosas delicadas y amorosas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Di algo, hombre. No te cortes.