lunes, 27 de mayo de 2013

Se quedó mirando, como hipnotizado.

No pudo evitarlo. Ese día... no.
El resto de los días lo había conseguido a duras penas. Pero luego llegaba a casa y no podía apartarlo de su cabeza. Repasaba cada movimiento que había podido ver de refilón,  cuando estaba seguro de que nadie se fijaba. 
Por no atreverse, no se atrevía ni a saludarlo. El otro a veces sí lo sonreía al cruzarse en el vestuario, y en los pasillos. 
Fidel intentaba a veces usar la misma máquina que había utilizado Dérek. Era una forma de sentirlo cerca, su calor, su sudor, a veces hasta su olor, porque sudaba mucho y a veces, olía fuerte.

Pero ese día... lo miró fijamente. Como hipnotizado.


Y es que ese día se había puesto unos jockstrap. Nunca antes se los había visto... y ese culo era algo irresistible. 
Él siempre los llevaba. Le hacían sentirse cómodo al hacer deporte y sobre todo le hacían sentirse desnudo, provocador, todo lo que él no era normalmente.
En un momento soñó mil posturas, mil cosa que hacer. Se imaginó mordiéndolo, y lamiendo, y buceando entre sus globos.
No se dio cuenta pero Dérek se dio la vuelta. Lo miró sonriendo y solo dijo:
- Ya es hora de que pongamos en práctica nuestros sueños.
Fue algo instantáneo. Fidel empezó a volar de felicidad, se dio la vuelta y...






Esa tarde en el gimnasio, Fidel fue feliz. 
Tuvieron unos cuantos encuentros, unas veces en el gimnasio, daba morbo hacerlo con la intriga de si entraría alguien y los pillaría. Otras veces en casa de Fidel.
Pero aquello no duró mucho. Un día Dérek desapareció. Fidel se encontró muy triste... estaba empezando a enamorarse.
Tiempo después, se lo encontró por la calle. Dérek no lo reconoció. Iba con una mujer colgada de brazo. Iban discutiendo. Se quedó un rato pendiente de él. Escuchando lo que decía en la discusión con esa mujer, que parecía su esposa. al principio sintió celos y rabia e impotencia. Se sintió engañado y frustrado... su primer amor una mentira. Y se dio cuenta de que ese hombre no le gustaba. 
Suspiró aliviado.
- David, sí me gusta - se dijo para sí, sonriendo.
Ya podía quererlo como se merecía.





1 comentario:

  1. Para que luego digan que lo de ir al gimnasio es una pérdida de tiempo XD XD XD

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Di algo, hombre. No te cortes.