miércoles, 22 de mayo de 2013

Con las rodillas en el pecho.

Qué bonita pose, y cuantas historias parece que hay detrás.








Y es una forma de disfrutar del cuerpo del hombre en la que, ciertas partes del mismo,  las vemos realzadas de una manera espectacular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Di algo, hombre. No te cortes.