domingo, 16 de diciembre de 2012

Karl se toca.






Al principio parecía nervioso. Le entraba la risa floja y demás.
Pero luego ha cerrado los ojos...  y se ha tocado en condiciones.

1 comentario:

  1. Hmmmm... Pobre Karl tan solito en su toalla amarilla... Voy a echarle una mano. Seguro que lo agradece y que se relaja mucho más... ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Di algo, hombre. No te cortes.