sábado, 1 de diciembre de 2012

El momento de después.




¡qué relax!
Recuperando sensaciones, respirando entrecortado, acompasando la respiración poco a poco. Recorriendo mentalmente todo tu cuerpo, o con tus manos, para intentar que no se escapen esos últimos restos de placer.

1 comentario:

  1. Y pensar que los hay que en ese momento se van y te dejan solo... ¡Qué pena!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Di algo, hombre. No te cortes.