lunes, 29 de octubre de 2012

Todo empezó con una mirada desde la escalera.







Luego tontearon, palparon, y... empezaron el juego.

1 comentario:

Di algo, hombre. No te cortes.